Comienza de Cero

Comienza de Cero

Comienza de Cero

Seguramente en el 2020 logramos pocas cosas, algunas las logramos por accidente  y posiblemente la mayoría de cosas que nos habíamos propuesto tampoco las cumplimos.

Esto provocó muchas emociones como: duda, temor, inseguridad, miedo entre otras, Las cuales nos hacen pensar: ¿Por qué tendríamos que planificar lo que nos gustaría cumplir en este nuevo año 2021, si un año atrás nada salió como queríamos? Algo que debemos aceptar es que todas nuestras aspiraciones y sueños se ven como una niebla que aparece por un momento y luego desaparece.

Creo que es un buen momento para reflexionar si todos nuestros sueños estaban enfocados únicamente en nuestras aspiraciones personales o si estaban guiadas por Dios. Y es que siempre que vienen metas o sueños a nuestra cabeza, debemos considerar si éstas forman parte del propósito de Dios en nuestra vida.

Una forma fácil de saber si provienen de Dios, es la motivación que tenemos respecto a dicha meta ¿Buscamos agradar a Dios o agradarnos a nosotros mismos? ¿Buscamos dinero, poder o fama sin considerar sus peligros? ¿Influye el deseo de santificarnos y de glorificar a Dios?

Como cristianos sabemos que somos siervos de Cristo y nuestras metas y sueños deben ir enfocados a poder adorarlo y rendir nuestra vida en adoración. Entonces, si nuestros planes se ven alterados o modificados, debemos confiar en la bondad, omnisciencia y sabiduría del Señor, porque solo Él conoce el mejor camino para nosotros.

Tenemos que recordar que Dios está mucho más interesado de lo que nosotros creemos en nuestro crecimiento espiritual. Es por ello, que las metas que provienen de Dios, en realidad nos ayudarán a que como cristianos logremos crecer en madurez.  Así que, debemos confiar en que el tiempo que demoremos en cumplir una meta  es el tiempo necesario para crecer en madurez espiritual. Mientras más sinceros y más entregados estemos a Dios, más fácil será crecer o cumplir nuestras metas y si es necesario renunciar a alguna de ellas porque Dios se cuida de nosotros.

Reflexiona: 

  • Lee Santiago 4:13-17 
  • A la luz de este versículo analiza tus planes o metas para este 2021 y hazte la pregunta:  ¿A quién desean agradar estos planes si a Dios o ti mismo? ¿Influye el deseo de santificar y de glorificar a Dios?

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

También te puede interesar:

Una vision eterna

La mayoría de nosotros tenemos sueños, algunos seguramente ya estén trabajando en ellos y puede que tengamos como aspiraciones nuestra carrera profesional, nuestra carrera universitaria,

Leer Más >>

También te puede interesar:

Una vision eterna

La mayoría de nosotros tenemos sueños, algunos seguramente ya estén trabajando en ellos y puede que tengamos como aspiraciones nuestra carrera profesional, nuestra carrera universitaria,

Leer Más >>

También te puede interesar:

Una vision eterna

La mayoría de nosotros tenemos sueños, algunos seguramente ya estén trabajando en ellos y puede que tengamos como aspiraciones nuestra carrera profesional, nuestra carrera universitaria,

Leer Más >>

Comentarios

Comentarios

Comentarios

 

movimiento.jes@gmail.com

 

movimiento.jes@gmail.com

movimiento.jes@gmail.com